Hoy me he levantado con ganas de revelarte algo que considero extremadamente importante. Es más, creo que si quieres desempeñar con eficacia y disfrute esta actividad no tienes otra alternativa, debes conocer y aceptar…

Las 5 situaciones que inevitablemente experimenta todo trader a lo largo de toda su carrera. ¡Sí, sí, has oído bien! TODOS lo traders y a lo largo de TODA su carrera. Seas quien seas, hagas lo que hagas y tengas lo que tengas, vas a experimentar estas 5 situaciones a lo largo de toda tu carrera como trader. Así que, cuanto antes comprendas que son situaciones de lo más comunes en este negocio, antes podrás actuar con naturalidad y sentirte en paz cuando se presenten.

¡Vamos con ellas!

SITUACIÓN 1: El precio se desplaza más allá de tu objetivo.

Por muy avezado que creas ser y por muy preciso que sea tu sistema de trading, raro será el trade que cierres justo en el último tick del impulso. Evidentemente, en ciertas ocasiones te habrá sucedido y te sucederá, que cierras una operación y justamente se inicia un proceso correctivo. ¡Qué bien sienta! ¿Verdad?

Sin embargo, querer coger hasta el último céntimo es una costumbre que no te aconsejo en absoluto. Al fin y al cabo, eso significaría ir muy justo, ¿no crees? Y digo yo, ¿no será mejor que vayas sobrado? En el Instituto acostumbramos a poner los objetivos (límites de ganancias) más cerca de lo esperado. Aunque evidentemente el método contempla la posibilidad de aprovechar grandes recorridos. Aún así, debo reconocer que en ocasiones el recorrido acaba siendo más amplio de lo que nosotros nos embolsamos. ¿Qué le vamos a hacer? Nosotros no inventamos este negocio.

El trader profesional también podría sentir cierto picorcillo al ver que salió de una operación con 120 euros en positivo cuando podría haber sacado 480. ¡Nos ha jodido! ¡No somos de piedra! Los traders también somos personas, aunque a veces parezcamos extraterrestres… Ahora bien, lo que diferencia a un trader profesional de un aficionado es su actitud ante los sucesos que no puede cambiar, y las acciones que toma cuando se trata de asuntos que sí puede y le interesa cambiar.

Es de cajón que si saliste de una operación con, por ejemplo, 120 euros en positivo y el precio llegó a desplazarse como para otorgarte 480 euros si aún siguieras dentro del mercado, ya no puedes hacer nada para que tu cuenta de resultados refleje +480 euros en vez de +120 euros. ¡Es absurdo incluso comentarlo! Lo más sabio es que lo aceptes cuanto antes y que no te regodees ni lo más mínimo en lo que pudo ser y no fue.

Si percibes que esta situación que te acabo de describir sucede con recurrencia, podrías estudiar la manera de sacarle más provecho a dichos movimientos para incluirlo en tu sistema de trading. En el Instituto hemos investigado a fondo estas situaciones en las que el precio tiende a dispararse y a dar recorridos de notable amplitud. De hecho, dentro del Método TRIPLE A hemos incorporado un protocolo de seguimiento que en ocasiones nos permite aprovechar estos desplazamientos. En cualquier caso, debo admitir que en la mayoría de las ocasiones (por no decir en todas) dejo dinero encima de la mesa. ¡Lo asumo! Si me he comprometido fielmente a seguir un sistema de trading en el que confío porque he comprobado que pone las probabilidade a mi favor, ésta es mi prioridad, y no saciar mi ego de ser el mejor trader del mundo.

Por cierto, ojalá te pase esto muchas veces… Ojalá el precio se desplace más allá de tu objetivo en muchos de tus trades 😉

SITUACIÓN 2: El precio toca tu stop e inmediatamente se desplaza hacia el objetivo que habías marcado.

¡Qué put***! Efectivamente es una faena. Molesta mucho cerrar una operación con pérdidas habiendo identificado la dirección que iba a seguir el precio. Soy consciente del picorcillo que se siente cuando te salta el stop-loss e inmediatamente después el precio se dirige hacia la zona donde se encontraba tu objetivo de ganancias. Y todavía existe una situación aún peor. Se trata de ese momento en el que decides cerrar la operación manualmente antes de que salte tu stop inicial. Al observar el gráfico has percibido que «no tiene buena pinta» y te lanzas a poner fin a ese calvario. ¿Qué pasa después? ¡¡Arggggg!! El precio se desplaza hasta el objetivo previsto y «no me hubiera sacado». Esta situación sí es evitable. Esto sí entra dentro de nuestras competencias como traders. El método te dice exactamente cuándo debes entrar y cuándo debes salir. Nuestro cometido NO es opinar ni analizar nada, simplemente nos concierne ceñirnos al procedimiento previamente diseñado y recogido en el método.

Quiero compartir contigo…

3 remedios para evitar algunos picorcillos:

    1. Entrar tras la culminación del proceso correctivo, justamente en el arranque del nuevo impulso, ni antes ni después.
    2. Poner el stop-loss fuera de los niveles de control significativos y no moverlo hasta que el precio se haya alejado de la zona de giro y/o cuando dispongas de un nuevo nivel de referencia.
    3. Permanecer preparado por si hubiera que volver a entrar de nuevo tras ser lavado.

CUIDADO con este último remedio porque las consecuencias pueden resultar fatales si no se actúa con mesura. Si no lo tienes claro es preferible que olvides este remedio, por favor.

No me gustaría concluir con este tema sin antes hablarte del MEJOR REMEDIO:

Cuando pierdas, acepta lo que esa pérdida te hace sentir. ¡Ojo! No te estoy diciendo que aceptes la pérdida, eso no lo podemos hacer. Lo que nosotros podemos aceptar es lo que nos hace sentir un determinado hecho, no el hecho en sí. (No te quiero taladrar la cabeza ahora con asuntos filosóficos) El caso es que comprendas que si te dedicas al trading, en muchas ocasiones vas a perder dinero. Si eres un trader que se comporta de un modo responsable a la larga es muy probable que generes ingresos recurrentes, pero ningún trader está exento de perder dinero en su próximo trade. El método de trading ya contempla este escenario, así que tranquilo porque las probabilidades siguen estando a tu favor.

SITUACIÓN 3: Entras al mercado y en menos de 1 minuto te salta el stop.

¿Alguna vez te ha pasado, que te has sentido mejor si tu operación perdedora duró 30 minutos en vez de unos pocos segundos?

A mí tampoco me gusta ni un pelo entrar en una operación y que me laven en esa misma vela o en la siguiente. Se te queda una cara de pringao alucinante.

¡Pero narices! ¿Por qué somos así? ¡Es absurdo! Si está establecido que voy a perder igualmente ese trade, será mejor que suceda lo más rápido posible y así solo pierdo dinero y no tiempo. Sé que esto no es fácil de digerir a la hora de la verdad, pues nos gusta que parezca que <<casi>> tuvimos razón. El ser humano es así de estúpido, a veces… ¡¿Qué le vamos a hacer?!

SITUACIÓN 4: Se te escapa la oportunidad que tanto estabas esperando.

La Bolsa presenta oportunidades de inversión a diario. Ten en cuenta que existen varios miles de productos cotizados, con sus correspondientes subidas y bajadas de precios. Sin embargo, tratar de aprovechar todos los desplazamientos de todos los activos es una auténtica locura. De hecho, aunque te centres en seguir un único activo y operes bajo un único método de trading, difícilmente vas a poder participar en todas las entradas que proporcione el sistema a lo largo del día.

Lo más sabio sería que asumieras que no vas a poder aprovechar todos los movimientos que se presenten en los mercados cotizados. En el momento que admitas esto, tu manera de relacionarte con el trading dará un giro espectacular. Ideas de negocio hay constantemente. Insisto, podrías estar enfocado en un producto cotizado concreto y en un espacio temporal concreto, siguiendo un sistema de posicionamiento concreto y que el patrón de entrada aparezca cuando tú no estás delante del ordenador. Puede que estés durmiendo, comiendo, paseando al perro, disfrutando de tu familia,… ¿Quién sabe? ¡No te quemes las pestañas con el trading!

Recuerdo que antes cuando desaprovechaba alguna buena oportunidad sufría mucho, me reconcomía: <<Podría tener 500 euros más en mi bolsillo, ¡qué faena!>>

Si te preocupas por unos pocos euros que nunca tuvieron nada que ver contigo, no permitirás que el dinero llegue a ti en abundancia. En cambio, si confías en tu sistema de trading y en tu ejecución, a la larga serás un excelente productor de riqueza.

A veces incluso dejas ir la oportunidad delante de tus narices. Ahí ya si que ardes por dentro. ¡Qué rabia! En este caso, lo mejor es que sientas ese dolor y -si es necesario- que cierres la plataforma de trading inmediatamente. Mañana será otro día.

En cualquier caso, si dejas ir muchas oportunidades porque acostumbras a quedarte paralizado cuando deberías actuar (cuando lo dicta claramente tu sistema) necesitarías someterte a una terapia mucho más agresiva. ¡No puedes estar continuamente rascándote la barbilla mientras observas como el precio pasa de largo! Si te duele ver como se marcha una oportunidad tras otra en toda tu cara, cuéntanoslo y hablamos con más detalle sobre ello.

Recuerda: no tenemos que aceptar el hecho, nos empeñamos en eso, pero no podemos hacer tal cosa. Lo único que podemos hacer al respecto es aceptar lo que ese hecho despierta en nosotros, es decir, lo que nos hace sentir. Ahí reside nuestro poder, y la respuesta por parte de la vida es inmediata. 😉

Una curiosidad…

¿Te has fijado que cuando se te escapa una oportunidad, una parte de ti desea que salga mal?

¿Cómo es esto posible? Mira que somos incoherentes… ¿No será mejor ver como tu sistema ofrece rendimientos positivos? Te lo digo de verdad, yo alucino con la manera de pensar que tiene el ser humano actual. ¡Es increíble!

SITUACIÓN 5: Pierdes lo que ganaste en el último trade.

Si te dedicas al trading te guste o no vas a tener que permitirte perder dinero que anteriormente has ganado. Y pudiendo elegir, prefiero que pierdas una parte de lo ganado, que una parte del capital con el que has empezado. ¿No te parece? Lo ideal sería que el dinero que perdieras en el trading representase una pequeña parte de lo que vas ganando en los mercados cotizados.

Todas las gráficas, incluida la que refleja la evolución de tus resultados, muestran una tendencia: alcista, bajista o lateral. Si miramos la gráfica de un trader rentable será alcista, pero esto no quiere decir que siempre esté subiendo y que nunca pierda. Veremos procesos correctivos bajistas (etapas de pérdidas) y también veremos desplazamientos laterales (etapas neutras que únicamente consumen tiempo). La clave está en que:

    • En todo momento, las pérdidas estén controladas.
    • En el cómputo global, las ganancias superan a las pérdidas. 

<<No le des la espalda a lo que sientes, puede que sea la última vez que lo sientas>>

Que conste que no te digo todo esto para fastidiarte o para que te pongas triste, sino todo lo contrario, para que te des cuenta de que estas situaciones son de lo más normal cuando te dedicas a la operativa en Bolsa. Son situaciones que vivimos todos los traders e inversores del mundo, hasta los más avezados y millonarios del planeta. ¡Todos! La diferencia radica en cómo te afectan estas situaciones y si consiguen sacarte de tus casillas. Ya sabes lo que pasa si actúas fuera de tus casillas, ¿a que sí?

Te invito a que permanezcas muy atento a cómo te sientes cada vez que una de estas situaciones tiene lugar. Cuanto antes te pares a mirarte, antes podrás conocerte. El conocimiento es tu mayor capital. 

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies