CÓMO SALIR DEL CÍRCULO VICIOSO (Y EMPEZAR A GANAR)

CÓMO SALIR DEL CÍRCULO VICIOSO (Y EMPEZAR A GANAR)

.¿POR QUÉ RECORDAMOS CON MÁS FACILIDAD LOS SUCESOS NEGATIVOS?

Hace unos pocos días asistí a un webinar de Nacho Muñoz. Para los que no le conozcáis, Nacho es una persona que ha vivido experiencias muy singulares y que ha sabido aprender muchísimo de cada una de ellas. Es el director de Hazte Oír, una empresa que se dedica principalmente a ayudar a emprendedores a difundir su mensaje. Así que, si tienes algo que decirle al mundo, que me imagino que sí, te animo a que vayas a conocerle. ¡Es un auténtico crack!

 

¿QUÉ TIENE QUE VER NACHO CON ESTE ARTÍCULO?

Verás, Nacho estuvo una temporada dedicándose al mundo de la Bolsa, pero sus vivencias no fueron del todo agradables y decidió abandonarlo. Una decisión muy inteligente por su parte. Si te soy sincero, mi experiencia al principio (durante más de 7 años) tampoco fue para nada placentera. De hecho, sólo conseguí salir de aquel calvario cuando desarrollé mi propio método de trading, el cual bauticé con el nombre de TRIPLE A, y me propuse cumplirlo sin miramientos hasta el final.

Lo que ha traído a Nacho a mi blog no es esta conexión, que de hecho tengo alguna similitud más con él que ahora no viene al caso comentar. Esta mención se debe principalmente a que fue la primera persona que me presentó el concepto de <<efecto Zeigarnik>>. Como yo soy un apasionado de todo este tipo de hallazgos, enseguida empecé a reflexionar acerca de sus posibles aplicaciones en los múltiples campos del conocimiento, y lo que descubrí fue ALUCINANTE.

 

¿QUÉ ES ESTO DEL EFECTO ZEIGARNIK?

Al parecer, una psicóloga sueca llamada Bluma Zeigarnik, observando el comportamiento de unos camareros se dio cuenta de que éstos recordaban con más facilidad los pedidos pendientes que los que acababan de servir. Esto quiere decir que el cerebro humano es capaz de conservar mejor el recuerdo de algo inconcluso, que de los sucesos que acaban de completarse recientemente.

Si quieres profundizar sobre este asunto, en psicologiaymente.net puedes encontrar una información más extensa. En cualquier caso, a continuación te dejo un fragmento que he extraído de esta web con los detalles de lo que ahora nos atañe:

<<El estudio que hizo famoso el efecto Zeigarnik se realizó en el 1927. En este experimento, una serie de voluntarios debían realizar sucesivamente una serie de 20 ejercicios, tales como problemas de matemáticas, y algunas tareas manuales. Pero a Bluma Zeigarnik no le interesaba el rendimiento de los participantes ni el éxito que tuvieran a la hora de emprender estas pequeñas pruebas. Simplemente, se centró en el efecto que tenía la interrupción de estas tareas en el cerebro de los participantes.

Para ello, hizo que los participantes parasen de resolver las pruebas llegado cierto punto. Después, comprobó que estas personas recordaban mejor datos acerca de las pruebas que habían quedado a medias, independientemente del tipo de ejercicio que exigían para ser resueltas.>>

En resumen, las personas tienden a recordar mejor los datos de aquellas tareas que se han quedado a medias. De hecho, esta indeterminación llega incluso a generar cierta tensión y nerviosismo, es decir, hace que nuestra atención se dirija hacia este punto y que nos mantengamos alerta. ¿Te suena esta sensación? Suele notarse de forma acusada cuando estamos viendo una película de intriga, cuando alguien nos está contando algo interesante o cuando estamos viendo un vídeo en youtube que está resultando muy revelador y de repente se atasca porque falla la conexión a internet o alguien nos interrumpe con una llamada. Ese deseo, e incluso ansiedad, por conocer lo que viene a continuación guarda una enorme relación con el <<efecto Zeigarnik>>. Es más, me atrevería a decir que esto supone la causa de tal efecto.

¿A DÓNDE NOS LLEVA ESTO?

Este fenómeno lo conocen muy bien los grandes vendedores, los publicistas, los guionistas de cine o de teatro, los escritores de novelas, los conferencistas, pero… ¿y los traders? ¿acaso es conocido por los operadores de Bolsa? Bien, pues quiero que sepas que este efecto trae consigo una aplicación excepcional.

Te voy a contar algo que quizá te resulte familiar. Yo durante varios años elegí adoptar una actitud que actualmente considero muy desacertada. A lo largo de todo este proceso pasé por varias fases:

En una primera fase, cada vez que perdía en una sesión, trataba de recuperar esa pérdida inmediatamente. Me negaba a aceptar que el día acabase en números rojos. Después, en una segunda fase, evolucioné un poco, y cuando perdía en una operación ya no me obsesionaba por recuperar apresuradamente el dinero. Lo trataba de recuperar, pero eso sí, ¡esta vez con cabeza, eh! Ya no me lanzaba al mercado a los 30 segundos de experimentar la anterior pérdida, aguantaba por lo menos 2 ó 3 minutos, a veces incluso 10. ¡Todo un tiburón de las finanzas! En fin…

El siguiente salto evolutivo tuvo lugar cuando decidí establecer y cumplir unas reglas disciplinarias que evitasen situaciones como las descritas anteriormente, que por si aún no te has dado cuenta son las que destrozan las cuentas. Seguir las reglas de un sistema te permiten mantenerte centrado y no ser expulsado a la primera de cambio. En esta fase es muy difícil recuperarse de una buena bofetada del mercado, porque ya reconoces la importancia de cumplir las reglas pero aún así notas una fuerza aparentemente ajena a ti que te empuja a saltártelas. Es lo que se conoce como inercia… El caso es que hasta aquí podríamos estar hablando de un proceso de lo más normal en este mundillo.

Pero, ¿sabes cuál es el siguiente nivel? ¿quieres conocer de verdad qué es lo que hace que tus resultados cambien?

La aceptación plena. Ahora bien, no estoy hablando de que tengas que aceptar las pérdidas porque sí. Lo verdaderamente relevante es que a continuación vas a comprender por qué debes hacerlo. Te vas a dar cuenta de que si quieres obtener unos rendimientos recurrentes de la Bolsa, inevitablemente vas a tener que tomar esta decisión. ¡No te quedan más cojo***! Porque si no aprendes a aceptar una pérdida, cada vez que ésta se dé, estarás dejando una película abierta. Y ya sabes lo que pasa cuando dejas una película (interesante) a medias, además día tras día vuelves a dejar la misma película sin completar ¡No puedes dejar una sesión de trading (que está resultando perdedora) en el aire! ¡No, no, no! Acabamos de ver el efecto de esto. El cerebro detesta quedarse a medias, por eso en las dos primeras fases que te acabo de contar reaccionaba pataleando, tratando de remediar y dar por sentenciada la sesión. Y por eso en la tercera fase, a pesar de que contaba con un sistema, me costaba tanto asumir una derrota. Cuando realizaba una operación cuyos resultados eran negativos solía quedarme con un sabor de boca espantoso, además de sentir un ardiente deseo de revancha.

De modo que cada vez que te niegas a concluir una sesión con pérdidas, lo que estás es permitiendo que dicha sesión coja más fuerza, porque sigues inyectándole más energía en tu mente a ese hecho. Cuando esperas una segunda parte, una revancha, estás haciendo que tu cerebro recuerde ese acontecimiento (<<sesión perdedora>>) mucho mejor que cualquier otro. ¿Me explico? Si además repites esto mismo un día tras otro, ¿qué crees que estás alimentando? Tu propia ruina, amigo. Tú creas tu propio mundo, y en tu mundo tú has admitido el rol de perdedor, porque consciente o inconscientemente esa es la idea que has estado archivando en tu cerebro hasta ahora. ¡Ya basta! Esto se retroalimenta y podría hacerte polvo. Así que ya sabes, hay que empezar a trabajar en la dirección contraria. Hay que poner este conocimiento a nuestro favor y revertir esta situación cuanto antes. ¡Es vital! Una vez reordenes tu vida, prepárate para volar porque no hay límites, amigo mío.

Así que recuerda: ¡tema aceptado, tema cerrado!

 

TRUCO PARA CUANDO ESTÉS ENTRENANDO:

El día que abras una posición en el mercado y veas que el precio se desplaza a tu favor, cuando esté a un punto de tocar el objetivo, cierra inmediatamente la plataforma. Tiene que ser cuando el trade esté prácticamente sentenciado, por ejemplo cuando el precio se encuentre a un par de ticks de comerse el objetivo y el stop-loss esté situado como a unos 15 ticks. No dejes que tus ojos vean como se cuadra la posición, deja que tu cerebro se quede con esa sensación de que falta algo para terminar, es decir, pon el efecto Zeignarnik a trabajar a tu favor. ¿Quieres recordar los éxitos, verdad? 

 

Cierra la plataforma en este momento:

12/06/2.017

13/06/2.017

Durante el periodo de entrenamiento practica este ejercicio siempre que te sea posible. Verás como un ejercicio tan simple como este cambia tu modo de verte, y esto inevitablemente transforma tus resultados. En estos momentos eres un efecto de lo que crees ser.

¡Ah, y otra cosa! Es muy importante que no olvides… No olvides que… ¡Vaya, se me ha ido! No recuerdo que era eso tan importante que te quería comentar, era algo sobre el efecto Zeigarnik, pero ahora no me acuerdo… Bueno, ya me vendrá y te lo contaré en el próximo post… 😉

¡Muchas gracias Nacho por hacerte oír!

César Antonio Pérez

Trader, entrenador de traders, emprendedor y escritor. Apasionado de la Bolsa y del desarrollo personal. Desde hace varios años dedico 90 minutos al día a operar en Bolsa. Esto me permite llevar el estilo de vida que quiero. Además, comparto mis conocimientos y entreno a otros traders para que puedan ser ricos en tiempo y dinero. ¡Tú también puedes conseguirlo!
Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies