CON LOS PIES EN EL PARQUET

CON LOS PIES EN EL PARQUET

Lo cierto es que me resulta muy complicado, incluso paradójico, hablar de un asunto tan delicado como es la humildad. ¿Quién soy yo para hablar de humildad?

Por lo tanto, trataré de enfocar este asunto desde una perspectiva en la que no sea yo quien emita un mensaje cerrado, sino más bien quien lanza una invitación para investigar juntos acerca de tal grandiosa virtud.

“La verdadera sabiduría está en no creer saber lo que no se sabe.”

Sócrates.

La humildad supone el componente esencial de la tierra fértil, a partir de la cual se nutre la simiente que, tarde o temprano, se desarrollará para proporcionarnos el fruto maduro.

AVISO: Si no quieres salir escaldado, NO acudas al trading sin haberte humillado previamente, es decir, sin antes haber abatido tu orgullo.

Los operadores que obtenemos dinero operando en Bolsa con cierta solidez hemos reconocido ser imperfectos, por eso mismo desempeñamos esta actividad sin muchas pretensiones ni quebraderos de cabeza.

¡No necesitas demostrarle nada a nadie! (ni siquiera a ti mismo).

Te sugiero que te hagas consciente de tus carencias físicas, mentales y emocionales. Rebájate en grado hasta el escalón más bajo, y desde allí, pon la máxima atención y el tesón necesario para ir ascendiendo paulatinamente hacia los niveles superiores. Esto es la excelencia, amigo, ser humilde y reconocer en qué liga te corresponde jugar ahoraNo pretendas operar con 10 contratos del DAX sin antes haber demostrado ser un trader rentable con 1 contrato, con 3, con 5,…

Nosotros instruimos a los traders para que empiecen su operativa en real con 1 Futuro del Bund alemán o del Mini-Dax, con independencia del capital que tengan. Para practicar cómodamente con 1 contrato de este tipo sólo necesitas una cuenta de trading de unos 1.000 ó 1.500 euros. ¡No necesitas empezar con 20, 30 ó 100 mil euros! ¿Para qué? ¿Para fundírtelos? Primero aprende a aplicar un sistema de trading rentable con rigor y luego ya veremos. Debido a mi experiencia he podido ver como muchos traders se arruinaban en unas pocas semanas por no ser humildes y reconocer su propia ignorancia.

De modo que si lo que pretendes es convertirte en un trader profesional te invito a que te enfoques en construir unos cimientos sólidos, para que a partir de ahí puedas comenzar a hacer crecer progresivamente tu imperio (en el más amplio sentido de la palabra).

Evidentemente, para perfeccionarte en el manejo de esta disciplina tendrás que someterte a un ordenado proceso de formación y entrenamiento. No te estoy hablando de sacrificio, sino de servicio. El servicio empieza con uno mismo, e inevitablemente salpica a los demás. Debes saber, estimado trader, que lograr la especialización en el desempeño de este negocio te resultará mucho más fácil si previamente reconoces honestamente tus propias limitaciones. En otras palabras, si no te flipas.

Ten presente que cuanto más alto quieras llegar, más profundo tendrás que cavar. Las raíces del árbol guardan una correlación perfecta con su envergadura, y sólo el ignorante es lo suficientemente osado como para pretender que sea de otra manera. El desconocimiento de las Leyes de la Naturaleza no te hace inmune a ellas.

 

Como señal de agradecimiento…

¿Cuál crees que es nuestra responsabilidad?

Pues yo creo que, como mínimo, deberíamos poner todos los medios posibles para pulir y amortiguar los efectos de nuestras debilidades y proceder al mejoramiento y expansión de nuestras virtudes.

Recuerda, hermano, que las repercusiones de nuestros actos no se limitan exclusivamente al plano de lo físico. Lo que estamos tratando aquí tiene una dimensión mucho más amplia. No se sujeta al tiempo ni al espacio, pues tales cuestiones son simplemente acotaciones de la mente humana.

Ten en cuenta que la mejor enseñanza que puedes ofrecer a tus semejantes es tu propio obrar. Se trata de un fenómeno mágico, casi milagroso, que no requiere de presiones ni imposiciones, pues sólo lo toma aquel que ha de tomarlo, sólo lo oye aquel que tiene oídos para oírlo; la vida es pura sabiduría.

 

¿Cuándo llega la liberación?

Hoy, por fin, hemos de regocijarnos porque cada vez son más los que se desenraizan de los vicios funestos y se despojan de los apetitos insustanciales. Es entonces, por lo tanto, cuando debes poner más énfasis que nunca por mantenerte en el camino recto, y no bajar la guardia, puesto que los obstáculos seguirán presentándose cada vez más duros, pero tú estarás también cada vez más preparado, hasta el punto de ser invulnerable. La confianza en el Universo y en la Vida será tal, que nada ni nadie podrá quitarte la alegría de vivir, ni siquiera un stop…

De ahora en adelante, recuerda amado trader que el mejor regalo que uno puede hacerse a sí mismo, es el de reavivar el don de la humildad. Nada te otorgará más privilegios. Todos los maestros han señalado, de mil maneras, la importancia de erradicar la soberbia. Sin su absoluta extinción no es posible sentir la paz auténtica. La dicha es la hija de la mansedumbre, y sólo aquellos que se esmeren en apaciguar su alma serán dignos de tal designio cósmico.

El que se ensalza por encima del Cielo y se considera poseedor de la Verdad Absoluta, se topará una y otra vez con sus propias limitaciones. Además, será incapaz de ver con su mirada vanidosa dónde se halla la solución a sus maltrechos aconteceres. Estamos aquí y ahora, experimentando unos determinados sucesos, para conocernos, puede incluso que para aprender. De modo que, el sufrimiento es el padecimiento constante del orgulloso que se resiste a modificar su actitud y a reconocer, con sobresaliente honestidad, sus debilidades. Dentro del Plan Cósmicos o de la Voluntad Divina, como cada estudiante prefiera etiquetarlo, se encuentra el aprendizaje de la humildad, no te quepa la menor duda estimado trader. Por lo tanto, nadie, por muchas influencias que tenga (ni siquiera Cifuentes) puede saltarse esta asignatura. Al modesto no le atrae lo ostentoso, sino el simple hecho de sentir su presencia aquí y ahora.

                                                                                             

“Y aconteció que entrando Jesús un sábado en casa de uno de los principales fariseos a comer pan, ellos le estaban acechando. Y observando también cómo los convidados escogían los primeros asientos en la mesa, les propuso una parábola, y dijo:

Cuando fueres convidado a bodas no te sientes en el primer lugar, no sea que haya allí otro convidado más honrado que tú. Y que venga aquél que te convidó a ti y a él te diga: Da el lugar a éste, y que entonces tengas que tomar el último lugar con vergüenza . Mas cuando fueres llamado, ve y siéntate en el último puesto: para que cuando venga el que te convidó te diga: <<Amigo, sube más arriba>>. Entonces serás honrado delante de los que estuvieron contigo en la mesa. Porque todo aquél que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado.”

San Lucas, cap. XIV, vs 1 y 7-11

                                                                                             

Con independencia de la faceta en la que quieras desenvolverte con majestuosidad te resultará imprescindible ocuparte con tenacidad en desarrollar una virtud tan preciada como es la humildad. Da igual que seas abogado, médico, informático, fontanero, profesor u operador de Bolsa. Para vivir en paz resulta necesario, aunque probablemente no sea suficiente, despojarte de tus aires de grandeza. Por eso te concierne permanecer muy atento, pues puede adoptar múltiples disfraces. Mediante la propia introspección podrás reconocer cualquier sutil manifestación. No se trata de pelear contigo mismo, ni de culpabilizarte por haber ensalzado tus atributos (de hecho, en algunas ocasiones será lo más provechoso).

La vanidad puede manifestarse incluso a través de una aparente sensación de placer, fruto del excesivo amor propio (hacia el personaje con el que te identificas). Cuando esto sucede, tendemos a decir que estamos muy orgullosos de nosotros mismos. Si lo tomamos como una costumbre podría resultar muy dañino, pues los excesos, incluido el de la propia estima, conducen ineludiblemente al desequilibrio y puede que incluso a un posterior desastre. Un desenlace de lo más mezquino y lamentable sería llegar a rechazarse a uno mismo. Podemos entender este influjo de situaciones si tenemos presente la Ley de Polaridad. El equilibrio consiste en situarse en un estado de satisfacción medida, donde la propia experiencia alberga la más gozosa vitalidad.

“El orgullo enfatiza la importancia de la superioridad del individuo a los ojos de los demás. El orgullo revela miedo e inseguridad, porque cuando la persona pretende conseguir la estima ajena y lo logra, automáticamente teme perder esa condición. Entonces, proteger dicha posición se convierte en su necesidad más importante, y eso le provoca ansiedad.”

Bruce Lee

El trader ganador no se empeña en eliminar o esconder sus emociones, sino en reconocerlas y en investigar qué es lo que las ha provocado. Con esta información puede actuar sabiamente en su beneficio. Tiene muy claro qué es lo que puede controlar y qué es lo que no puede controlar, y centra su energía en lo que está bajo su gobierno.

César Antonio Pérez

Escritor, emprendedor, trader y entrenador de traders. Apasionado de la Bolsa y del desarrollo personal. Desde hace varios años dedico 90 minutos al día a operar en Bolsa. Esto me permite llevar el estilo de vida que quiero. Además, comparto mis conocimientos y entreno a otros traders para que puedan ser ricos en tiempo y dinero. ¡Tú también puedes conseguirlo!
Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies