Con este título quizá estés esperando a que te hable de una operación en la que gané 20.000, 30.000 ó 100.000 euros en unas pocas horas. Sin embargo, si me conoces un poco (que yo creo que ya sí) sabrás que no es el resultado -el dinero en este caso- lo que a mí más me importa. Lo que me resulta verdaderamente relevante es aprender a tomar decisiones inteligentes.

Estimado Trader, ponte cómodo y déjame que te cuente cuál fue el trade que me cambió la vida…

Despreciar el momento presente es un vicio muy extendido entre los humanos de hoy en día, aunque parece que hay indicios de que los individuos están empezando a salir de su letargo. No conozco una manera más evidente de comportarse como un desagradecido que querer cambiar a toda costa lo que está teniendo lugar aquí y ahora. Además… ¡Es de locos!

El deseo obsesivo por situarnos en un lugar y tiempo inexistentes genera mucha frustración, porque se trata de una búsqueda incesante por alcanzar una ilusión inalcanzable. En otras palabras, si te pasas la vida queriendo vivir en el mañana estás jodido, amigo/a, porque el mañana nunca llega. No hace falta ser un Buda ni estar en el lecho de muerte para darse cuenta de que esto es así.

Este sufrimiento originado por nuestro insaciable deseo de cambiar el presente, es decir, por no aceptar lo que es tal y como es, refleja un enorme desprecio a nuestra situación actual. ¿Tan desagradable te resulta quedarte cómo y dónde estás ahora?

¡HELLO, AVARICIA!

Como decía uno de mis primeros maestros, Antonio Sáez del Castillo, la precipitación es lo que mata a los traders ansiosos por satisfacer su codicia desmedida.

Y… ¡OJO!

Porque esta tendencia suicida por empeñarse en correr con los cordones atados puede manifestarse cuando llevas 4 días y cuando llevas 10 años. ¡Mucha atención!

Te puedo asegurar, por experiencia propia, que por muchas horas de vuelo que lleves no estás exento de cometer imprudencias (cagadas). Lo más importante en todo caso es que te des cuenta desde dónde estás actuando: desde el conocimiento (siguiendo el método) o desde el ego (movido por el miedo y la avaricia).

Mira mi última «cagada»

Resulta que hace unos meses me dio por echar un vistazo a las series gráficas de ciertas materias primas (me fascina como se mueven estos productos). Entonces, observé que en el Futuro del Algodón se estaba cumpliendo un patrón de entrada clarísimo. Todos los traders que han entrenado en el Instituto conocen el Método TRIPLE A y podrán corroborarlo con solo ver la imagen que muestro a continuación. Puede que para obtener un poco más de detalle tengan que acudir al graficador y sensibilizar la serie, es decir, establecer un horizonte temporal ligeramente inferior.

El caso es que curioseando los preciogramas de las diferentes materias primas observe que el Futuro del Algodón estaba ofreciendo una oportunidad de inversión clara en ese momento. Sólo había una «pequeña» diferencia en esta pauta de entrada con respecto a mi operativa habitual, y es que en vez de producirse en una serie de 5 minutos, se estaba desarrollando en un gráfico semanal. ¡De 5 minutos a 1 semana!

Me dije: <<Una oportunidad tan clara como esta no se puede rechazar.>> Me posicioné precipitadamente y con cierta altivez y… ¿Qué sucedió poco después?  Me hice consciente de que desconocía las características del producto (tick mínimo, valor del tick, etcétera) y de que un minúsculo movimiento en contra de lo previsto ya me estaba ocasionando una pérdida de casi 300 euros. 

Entonces, me paré a estudiar fríamente la operación y me percaté de que el stop-loss óptimo supondría una posible pérdida de 900 euros. Tampoco es que sea mucho, y menos tratándose de un trade con un producto altamente apalancado y en un gráfico semanal,… Sin embargo, empecé a cuestionarme si era procedente mantener la operación. No me sentía seguro. A las 24 horas después cerré la operación asumiendo una pérdida de 200 y pico euros. Y… ¿Sabes lo que ocurrió al día siguiente?

¡Efectivamente! Arrancó con fuerza a favor del sentido direccional previsto. El objetivo de beneficio de este trade era de unos 6.000 u 8.000 euros. Alcanzó la proyección en unos pocos días, e incluso la superó con creces. Fijaros en el gráfico, habla por sí solo…

Pararme a pensar en lo que pudo ser y no fue podría generarme una gran desazón. De hecho, no te voy a decir que no me doliera en un principio. No voy a hacer como aquel que se da un golpe en la espinilla públicamente y finge no haberle dolido a pesar de que su cara desencajada afirma lo contrario.

Sin embargo, una vez tiene lugar una experiencia de este tipo, tenemos dos opciones (entre tantas): sufrir o aprender.

Y repito: no te niego que algo de sufrimiento me comí, y no por sentir el dolor, sino por añadirle más leña al fuego innecesariamente. No le eché mucho leños (como solía hacer en episodios anteriores), pero sí unas cuantas ramitas…

El caso es que poco después de sufrir, decidí pasar a discernir. Tomé la voluntad de aprender de lo sucedido, y me di cuenta de que no estaba siendo honesto, pues mi comportamiento imprudente desvelaba mi impaciencia por querer ir más rápido de lo que me correspondía en ese momento. Fue evidente:

ME SALÍ DE MI MARCO DE ACTUACIÓN PORQUE

    • Operé con un producto que desconocía completamente (ahora ya le conozco un poco más 😉 ).
    • Operé en un espacio temporal muy diferente al que trabajo habitualmente (ahora hago más operativa swing que intradia).
    • Situé un stop-loss superior al que estaba acostumbrado a tolerar para una única operación.
    • Etcétera, etcétera,…

Ciertamente es muy hermoso darse cuenta de lo que uno hace y reconocer qué es lo que le ha llevado a ello.

Como ya hemos comentado en muchas ocasiones, el Método TRIPLE A es aplicable a cualquier producto cotizado y en cualquier horizonte temporal. Yo mismo lo aplico de este modo. Al principio te sugiero que te enfoques en practicarlo en una cuenta Demo (con dinero simulado) y cuando decidas abrir una cuenta real, mejor que empieces empleando poco capital. Los/as alumnos/as del Instituto normalmente arrancan con unos 1.000 euros. No necesitarás más capital para empezar a entrenar el sistema de trading y tu habilidad para ejecutarlo.

Como te has quedado hasta el final de este artículo quiero hacerte un REGALAZO

AVISO: Lo que vas a leer a continuación es de suma importancia.

Te hablo en serio, amigo/a, integrar el conocimiento que te expreso a continuación podría favorecerte a la hora de tomar decisiones de inversión.

Verás…

A grandes rasgos, para hacer dinero en la Bolsa se requieren dos aspectos:

    1. Comprender un sistema de trading rentable que recoja unas pautas claras y objetivas.
    2. Aplicar el sistema de trading con responsabilidad, con independencia de lo que nuestro cerebro nos proponga (opiniones, creencias, ideas, etcétera).

Hasta aquí creo que se entiende fácilmente. Vamos a matizar un poco más…

¿Quieres saber qué es lo que marca la diferencia?

Todo los traders ganadores prestan mucha atención a su comportamiento, con independencia del resultado. ¿Qué quiere decir esto? Confían en que su sistema de trading, tarde o temprano, les va a reportar beneficios. Entonces, nuestra única función debe ser cumplir el sistema a rajatabla.

Para ello, debemos empezar por diseñar o aprender un sistema de trading rentable, cuyo marco de actuación esté claramente delimitado. 

¡OJO! que te acabo de revelar uno de los puntos más importantes:

El marco de actuación debe estar claramente delimitado. ¿Cómo pretendes ser disciplinado si ni siquiera tienes las pautas claras?

Si estás en esta tesitura, en la cual yo estuve cerca de 8 años auto-engañándome y dándome de cabezazos, quiero que sepas que tu problema puede que no se deba a tu falta de disciplina. Quizá creas que sí, pero no, amigo/a, no tienes la certeza de que tu presunta falta de disciplina sea lo que te está frenando. ¿Cómo puedes saber si eres disciplinado o no si ni siquiera has determinado lo que tienes que hacer en cada momento?

Los traders iniciados, e incluso algunos experimentados, tienden a confundir la indisciplina con la falta de claridad o falta de confianza. Por lo tanto, te invito encarecidamente a que establezcas con rigurosa exactitud tus pautas de actuación.

    • ¿Con qué producto o productos vas a operar?
    • ¿En qué temporalidad?
    • ¿Cuándo vas a entrar al mercado?
    • ¿Con que volumen vas a posicionarte?
    • ¿Cuándo ajustarás tus stops?
    • ¿En qué momento cerrarás la/s posición/es?
    • ¿Cuánto arriesgarás como máximo por operación, por sesión y por semana?
    • ¿Cuál será tu horario de trading?
    • ¿Cuál será tu oficina o sala de trading?
    • Etcétera, etcétera,…

Todo lo que dejes fuera del sistema no existe. Ten en cuenta que debes estar totalmente preparado para responder con firmeza a cualquier pregunta que te lance el mercado (o tu mente). Todos los negocios se rigen por sistemas previamente diseñados. Cuando te pongas delante de los gráficos invirtiendo tu dinero no puede haber la más mínima duda, las instrucciones deben haberse comprendido con absoluta claridad. De modo que tendremos que llevar la lección muy bien aprendida.

Entonces… ¿Cuántas cosas tienes que hacer para revertir tus resultados?

UNA. ¡Sí, sí, cómo lo oyes!

Parece increíble, pero estoy comprobando que tanto los traders iniciados (que partían completamente de cero) como los traders abatidos (que tienen el culo pelao) que se comprometen al 100% en ejecutar esta ÚNICA COSA, están consiguiendo tomar decisiones de inversión mucho más fructíferas.

Lo ÚNICO que debes hacer es reconocer cuándo estás dentro de tu marco de actuación y cuándo estás fuera. Ya he hablado sobre este asunto en múltiples ocasiones, y seguramente lo siga haciendo hasta que se me caigan los dientes… Dentro de tu reino tú eres el Rey; fuera de tu reino simplemente eres uno más. Tú conoces las leyes que rigen tu reino, conoces lo que sucede dentro de él, conoces a sus gentes y te respetan. Por eso dentro de tu reino actúas con absoluta tranquilidad. Fuera de tu reino el territorio es desconocido, las leyes son otras y lo que puede suceder es pura incertidumbre. Esto podría llevarte a actuar desde el miedo, a sentirte nervioso e inseguro. Y no queremos eso…

Fíjate que NO he dicho que lo que debas hacer es mantenerte dentro de tu marco de actuación. Lo que he dicho exactamente es que debes reconocer cuándo estás dentro y cuándo estás fuera, es decir, darte cuenta de si estás cumpliendo con las reglas de tu sistema o no. Bastará con que le pongas luz a tus actos para enderezarte y empezar a operar con más responsabilidad. ¡Prueba y nos cuentas!

Evidentemente, para poder hacer esto es fundamental que dispongas de un sistema de trading claramente definido, pues sólo así podrás ser consciente de tus actos y reconocer si te encuentras dentro de tu reino o fuera

Lo que te acabo de contar es VITAL para tu supervivencia como trader… Y para tu propia satisfacción personal.

El conocimiento aplicado es tu mayor tesoro aquí y ahora.

¡Feliz día compañero/a!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies