Teléfono: +34 91 040 93 27
EL TRADING ES SUMAR Y RESTAR

EL TRADING ES SUMAR Y RESTAR

Diariamente fallecen multitud de seres vivos, desde los geranios de tu vecina hasta tu propia vecina, e incluso tú… Pero no te asustes, pues sólo será tu cuerpo físico el que se desintegrará, y además será dentro de muchos muchos años… Sea como sea y cuando sea, te ruego que no te centres ahora en las pérdidas materiales. De hecho, en realidad no se pierde nada, únicamente cambia de forma. En la Bolsa la energía que hace que los precios se muevan es el dinero. Esta energía cambia de forma al pasar de unas manos a otras, es decir, de unas personas a otras, como el agua cuando cambia de recipiente.

Podríamos considerar que el dinero tiene el mismo significado para todo el mundo y no entrar a investigar más sobre este asunto, pero no estaríamos siendo honestos. Para mí 20.000 soles (moneda peruana) no significa apenas nada, sin embargo el equivalente en euros (actualmente 5.180 euros) sí. Quizá si tú has viajado a Perú o tienes pensado ir próximamente lo veas de una manera distinta a la mía, y por supuesto un residente en Perú tendrá una visión totalmente diferente a la nuestra. Lo que quiero decir es que en base a nuestras experiencias le vamos dando un significado específico a las cosas, incluido al dinero.

De modo que cuando ganas o pierdes unos cuantos euros en Bolsa, lo que verdaderamente ganas o pierdes no es dinero como tal, sino el signifcado que tú le das a ese dinero.

Te invito a que reflexiones acerca de este asunto, porque es crucial saber qué se esconde detrás de los efectos derivados de tu operativa en Bolsa…

¿Qué significado le das tú al dinero que ganas en el trading?

¿Y al dinero que pierdes?

Presta mucha atención a esto que te estoy contando, porque es de gran transcendencia. Cuando incurres en lo que llamamos una pérdida monetaria, no estás perdiendo dinero exclusivamente (que eso es lo obvio), estás perdiendo el significado que tú le das a dicha pérdida.

Si cuando pierdes 300 euros, inmediatamente piensas que con ese dinero habrías pagado el colegio de los niños, le estás dando un significado improcedente (y desproporcionado) a esa pérdida. ¡Acabas de perder la educación de tus hijos! ¡Menuda cagada! El trading no tiene nada que ver con esto. En este sentido el trading es un negocio como cualquier otro, una veces se resta y otras se suma. ¿Te imaginas a un frutero dándose de cabezazos cada vez que se le pone mala una pieza de fruta?

El dinero que pierdes o ganas en un determinado trade no debe alterar tu estado natual de paz. Lo único que consigues realizando este tipo de asociaciones es generarte más estrés, y ya sabes que esto no te beneficia en absoluto. Si decides que el trading sea una de tus fuentes de ingresos, tómatelo como un negocio y no dejes que tu felicidad dependa del resultado del último trade.

 

EL DINERO ES ENERGÍA

El dinero está constantemente en movimiento, pasa de una cuenta a otra, viaja por todo el mundo casi a la velocidad de la luz. Ahora bien, el dinero no tiene voluntad propia, es neutro, de modo que se dirige al destino que nosotros le indicamos sin cuestionarlo.

Veámoslo con un ejemplo:

Tú tienes 10.000 euros en tu cuenta de trading. Realizas una operación cuyo resultado es -300 euros.

Yo también tengo 10.000 euros en mi cuenta de trading. Realizo exactamente la operación inversa, es decir, cuando tú entraste largo yo entré corto, o viceversa, y además cerramos los dos la posición en el mismo momento. El resultado de mi trade es +300 euros.

¿Qué está pasando aquí? Lo único que está sucediendo es que una determinada porción de dinero está cambiando de titularidad. A partir de este momento tú tendrás 300 euros menos en tu cuenta y yo tendré 300 euros más en la mía,  ¡ni más ni menos! Observa que el dinero no desaparece. En conjunto todo sigue igual. Esto es maravilloso, porque los 300 euros están ahí, no se han evaporado, siguen existiendo.

¿A dónde quiero llegar con esto? ¿Qué es lo verdaderamente importante aquí?

LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE ES LO QUE NO SE VE.

Es decir, de lo que debemos ser conscientes es de la energía con la que nos desprendemos o recibimos ese dinero. En el fondo de cada ganancia y de cada pérdida subyace una emoción. Ahora dime, cuando entra o sale dinero de tu bolsillo, ¿te paras a reconocer cuál es la emoción que estás sintiendo en ese momento? ¿eres consciente de la emoción que estás experimentando con cada euro que das o recibes? Si el efecto (ganar o perder dinero) te genera algún desequilibrio emocional es que aún no estás abierto a dar y a recibir, al menos no en la propoción que te estás moviendo. Para aprender a recibir hay que saber dar, y también al revés, ¿me explico? 

El significado que le das a cada pérdida y cada ganancia monetaria es lo que determina tu estado emocional en cada caso. Así vives la experiencia de una manera u otra. Puedes decidir interpretar un resultado desde el amor o desde el miedo. El hecho en sí no va a cambiar en absoluto, va a ser exactamente el mismo lo mires como lo mires, pero tu manera de relacionarte con el dinero será completamente diferente.

¡OJO! Aunque en el anterior ejemplo te haya dicho que los 300 euros que pierde uno son los que gana el otro, quiero que sepas que no siempre que tú ganas necesariamente tiene que haber otro que esté perdiendo. Esto no es una guerra, ¡quítate esta idea de la cabeza! La persona que te da la contrapartida cuando estás saliendo de un trade puede estar abriendo una operación en un horizonte temporal diferente al tuyo y salir también con beneficios.

Observa más allá de la forma y aprecia la belleza que reside en lo intangible. Te hablo de aquello que siempre permanece y que nadie nos puede arrebatar.  Fíjate, por ejemplo, cuán importante es el conocimiento. No hay frontera que lo frene, ni escaner que lo detecte…

 

LA REALIDAD SE VE CON LOS OJOS TAPADOS

Gracias a los incansables maestros y a los tenaces alumnos, el conocimiento y la conciencia colectiva cada vez muestra un mayor esplendor. Te invito a que disfrutes investigando acerca del conocido experimento realizado con macacos en la isla de Koshima en 1952. Verás cómo el conocimiento puede expandirse como un tsunami sin ningún esfuerzo aparente. Gracias a este fenómeno se abre una vía asombrosa, casi milagrosa, que nos conduce inevitablemente al progreso de la humanidad. ¿Qué sería de la especie humana si el conocimiento se estancara?

Todo es energía. Recuerda que la existencia no se limita únicamente a aquello que puedes apreciar con los 5 sentidos o que alcanzas a comprender con la mente. Admite que la esencia se encuentra en lo intangible, del mismo modo que aceptas la Ley de la Gravedad aunque no la puedas ver o tocar… ¡Lo que ves son sus efectos! Reflexiona conscientemente sobre ello y hallarás la clave para vivir en absoluta paz y armonía.

En los mercados, cada mañana se aprecia desde qué nivel han determinado iniciar el arranque, hacia qué sentido direccional lo van a desplazar y aproximadamente hasta dónde lo quieren llevar. Lo realizan con absoluto descaro, moviendo los mercados cotizados con gran precisión. Una vez que deciden llevarlo hasta un determinado nivel de precios, lo que hagan por el camino no son más que desplazamientos de tránsito. Cuando inyectan dinero, sólo tienes que tomar la decisión de abrir posiciones largas, y cuando retiran dinero, posiciones cortas… y esperar en calma. El trabajo lo hacen otros, ¡acéptalo! Sólo así actuarás con total confianza.

Me encanta este fragmento del libro Recuerdos de un operador de Acciones:

<<Nunca fue mi pensamiento lo que hizo que consiguiera mucho dinero. Era siempre mi asentamiento. ¿Lo han cogido? ¡Sentarse! No hay ningún truco en el hecho de encontrarse bien situado en el mercado. Hay siempre muchas alzas tempranas en los mercados al alza y muchas bajas tempranas en los mercados a la baja.

He conocido muchos hombres que estaban en el lugar adecuado y en el momento adecuado, y comenzaban a comprar o a vender valores en el nivel exacto de máximo beneficio. Y sus experiencias eran exactamente iguales que las mías, o sea, no consiguieron ningún beneficio importante. Los hombres que estén en la situación adecuada, y que sean capaces de sentarse, son muy escasos. Creo que es una de las cosas más difíciles de aprender. Pero un operador sólo puede hacer dinero, si es plenamente consciente de esto. Es literalmente cierto que los millones vienen con más facilidad cuando el operador sabe cómo operar, que en los días de ignorancia.>>

 

Yo no negocio con el mercado, el mercado negocia en sí mismo y yo negocio en él. Mi participación no tiene ninguna influencia sobre el mercado. A los grandes operadores que se encargan de mover los precios les importa un comino lo que tú pienses o hagas. Tampoco les interesa lo más mínimo si vas a destinar tus ganancias a la beneficencia. Quizá hayas pensado alguna vez en esto (yo también)… ¡Muy bien, eres una persona maravillosa! ¡Te felicito! Pero, sólo una preguntilla… ¿Por qué no te ocupas primero de ganar? ¿Por qué no empiezas por aprender las normas de uso de este negocio?

Lo que quiero decir es que cuando abro una posición no intento convencer a nadie de lo que hará el precio, ni tan siquiera a mí mismo. ¡No sé qué narices hará el precio! Tampoco pienso que haré con el dinero que aún no he ganado o que podría haber hecho con el dinero que perdí. ¡Esto es absurdo!

Lo importante en todo caso no es lo que ganas o lo que pierdes, sino el significado que tú le das a esa ganacia o a esa pérdida.

Por supuesto, también es importante considerar cómo lo ganas o cómo lo pierdes. Perder 50 euros haciendo el canelo (siéndote infiel a ti mismo) pesa mucho más que perder 200 euros haciendo las cosas como es debido (cumpliendo tu sistema). Entonces, si la clave está en preservar la paz (como hemos venimos repitiendo en un montón de ocasiones), ¿cómo debes comportarte entonces para que, con independencia del resultado, el desenlace siempre sea la paz?

RECUERDA, COMPAÑERO, LA PAZ DA DINERO, NO AL REVÉS.

César Antonio Pérez

Escritor, emprendedor, trader y entrenador de traders. Apasionado de la Bolsa y del desarrollo personal. Desde hace varios años dedico 90 minutos al día a operar en Bolsa. Esto me permite llevar el estilo de vida que quiero. Además, comparto mis conocimientos y entreno a otros traders para que puedan ser ricos en tiempo y dinero. ¡Tú también puedes conseguirlo!
Menú de cierre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies