HOLA,

¿Alguna vez has perdido dinero operando en Bolsa y te ha sentado como un tiro?

Déjame que te cuente lo que me pasó la mañana del 5 de julio de 2.007…

Si en aquel momento hubieras estado a mi lado, habrías visto la pantalla de mi ordenador con el bróker abierto y más de 20 operaciones en rojo. Habrías podido escuchar a mi agente de bolsa al otro lado del teléfono preguntándome si había perdido la cabeza. Mi corazón latía a mil por hora. El aire de la habitación en la que me encontraba era muy cálido y apenas podía respirar con fluidez.

Perdí varios miles de euros en menos de 3 horas. Lo peor de todo es que no se trataba de mi dinero, sino el de personas que habían confiado en mí y que se merecían una explicación.

¿Y cómo me metí en este tinglado?

A principios del 2.007 cayó en mis manos el primer libro sobre trading. Me lo leí de una sentada (me resultó fácil porque estaba escayolado de una pierna y no podía moverme mucho de casa).

A los pocos días empecé a tontear con una plataforma demo en la que rápidamente obtuve muy buenos resultados. Un par de semanas después ya estaba operando con dinero real. Con tan sólo 2.000 euros en cuenta, conseguí ingresar 300 euros cada día durante unos cuantos días consecutivos.

Me preguntaba para qué había dedicado tantos años a estudiar Económicas, si con un par de clics al día podía conseguir rentabilidades astronómicas. Entonces fue cuando se me ocurrió una brillante idea… 

Como yo no tenía mucho dinero, pero creía tener la capacidad de multiplicarlo, convencí a algunos familiares, amigos y otros no tan amigos (lo que se conoce como Friends, Family and Fools. Aunque en este caso eran todos muy Fools) para que me dejaran invertir en Bolsa parte de sus ahorros.

Aquel jueves negro de julio estaba a la vuelta de la esquina. No me dio tiempo ni a terminar un mes en positivo, a la tercera semana de trading en real y con un rendimiento a favor casi imperceptible, mi amígdala fue secuestrada y no pude controlar mi operativa. En aquel momento no entendí nada, no dejaba de darle vueltas a lo sucedido y a cómo iba a explicárselo a las personas que habían confiado en mí.

En unas pocas horas perdí más de 3.000 euros a cada una de las personas (6 ó 7) que habían confiado en mí. ¿Te ha pasado alguna vez algo parecido? Es desgarrador…

Después de este batacazo, durante varios años cada mañana y cada noche me preguntaba si podría llegar a convertirme en un trader que gana dinero de forma consistente.

Tras un duro y prolongado periodo de introspección e investigación profunda sospeché que mis fracasos se habían podido deber a mi falta de preparación emocional y que ese era el principal motivo por el cual estaba dando vueltas en el mismo círculo, cometiendo una y otra vez los mismo errores de forma sistemática.

Entonces, sucedió algo que transformaría mi vida por completo. De repente, como si de una revelación se tratase, llegaron a mi cabeza las palabras que un día le escuché decir al Experto en felicidad, Ricardo Eiriz:

<<La clave está en el subconsciente>>

Desde ese preciso instante entendí con cada célula de mi cuerpo que obsesionarse con los resultados no tenía ningún sentido. Me di cuenta de que nosotros incidimos en las causas y que los efectos simplemente suceden de forma natural. Por fin comprendí el papel que juegan los hábitos en nuestras vidas y cómo tienen el poder de dirigirnos fácilmente a la consecución de nuestros objetivos.

A partir de ese momento, mi desafío consistía principalmente en aprender a sustituir las creencias disfuncionales que estaban limitando mi trayectoria, por las creencias funcionales que me permitieran salir del bucle en el que estaba metido. Así, como por arte de magia y sin tener que hacer ningún esfuerzo, empecé a progresar de forma natural (como hasta entonces no lo había hecho nunca) hacia los niveles más altos de mi existencia.  

Como el reto que me propuse requería estar muy enfocado y comprometido al 100% decidí desarrollar el Método TRIPLE A. Éste me sirvió de guía para no salirme del camino recto e ir paralelamente desarrollándome a nivel personal y profesional. La manera con la que miraba al trading y el modo de relacionarme con el dinero había cambiado por completo.

Lo más importante es que actúes con responsabilidad y sabiduría, independientemente del resultado. Esto es lo más fascinante.

¿Has imaginado cómo sería tu vida si fueras capaz de ganar dinero con el trading de forma consistente?

Te voy a ser sincero…

No sé si conseguirás ser un trader rentable o no, de lo que sí estoy convencido es de que sólo podrás averiguarlo si lo intentas hasta descubrirlo.

¿Quieres entrenar al estilo LEAN TRADING?

  • Mínimo riesgo.
  • Máximo aprendizaje.

Te contaremos cuál es el producto ideal para entrenar, cómo manejar una plataforma de trading profesional y los elementos indispensables de un método de trading rentable.

¡100% GRATIS!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies